El Mundo

Argentina, entre la crisis global y sus propios males

El presidente Alberto Fernández
El presidente Alberto Fernández

Argentina se ha alejado del mundo hace ya mucho tiempo. Sus propios problemas estructurales, la coyuntura política y el populismo han dejado al país aislado de lo que ocurre en otras partes del planeta. Sin embargo, ese aislamiento lejos está de proteger completamente el mercado local.

La crisis global –sintetizada en los serios problemas que tuvieron los bancos Silicon Valley Bank (SVB) y Credit Suisse, entre otros– indefectiblemente tiene impacto en la Argentina, aunque seguramente no en la misma magnitud que el impacto que tiene sobre los mercados de economías civilizadas.

Sus propios problemas estructurales, la coyuntura política y el populismo han dejado al país aislado de lo que ocurre en otras partes del planeta

En las crisis uno puede identificar el punto de comienzo, pero jamás uno podría anticipar hasta dónde llegarán las consecuencias. El SVB ha cometido uno de los pecados capitales más peligrosos: generar desconfianza en el sistema financiero. Malas decisiones gerenciales, toma de posiciones de riesgo ante tasas bajas e inversiones de riesgo a mediano y largo plazo con fondos colocados en la entidad a corto plazo fueron el cóctel perfecto para la caída de la entidad bancaria. El Credit Suisse tiene cuenta su propia historia: falta de liquidez en una entidad que solo en 2022 perdió depósitos por cerca de 162.700 millones de dólares y que tiene injerencia en varias subsidiarias alrededor del mundo. Todo un desafío para el sistema financiero mundial.

A diferencia de lo ocurrido con Lehman Brothers y la crisis subprime, allá por el año 2008, los Bancos Centrales del mundo parecen haber reaccionado rápido y los salvatajes avizoran que se intentará por todos los medios –y en acciones que se suponen coordinadas– que la crisis no se siga extendiendo en el tiempo generando una recesión mundial de consecuencias impredecibles.

Logos de los bancos suizos UBS y Credit Suisse en Zurich (REUTERS/Denis Balibouse)
Logos de los bancos suizos UBS y Credit Suisse en Zurich (REUTERS/Denis Balibouse) (DENIS BALIBOUSE/)

En tanto, el 22 de marzo la Reserva Federal decidirá qué hace con su tasa de interés. La suba de tasas que viene proponiendo desde la disparada inflacionaria en EEUU ha hecho que muchos capitales alrededor del mundo tengan su “vuelo a la calidad” en búsqueda de tasas de interés más llamativas, y sin riesgo. Todo lo mencionado también tuvo su implicancia en la crisis que estamos viendo e impacto en la Argentina por varias razones.

Mayor tasa implica que también caigan los bonos locales y se disparen los dólares financieros: siempre es bueno escapar de la Argentina, mucho más cuando del otro lado hay altas tasas y rendimientos seguros. Además, el encarecimiento del dólar (en detrimento de nuestras importaciones desde el exterior) pone en riesgo nuestra ya comprometida balanza comercial.

El SVB ha cometido uno de los pecados capitales más peligrosos: generar desconfianza en el sistema financiero

En lo que el país queda exceptuado es del encarecimiento del crédito en moneda extranjera que genera la suba de tasas y la aversión al riesgo ante semejante escenario global: con el Riesgo País por encima de los 2.300 puntos poco importa lo que ocurra con el acceso al crédito internacional. Por supuesto que las empresas locales que se apalancan fuera del país pagarán en este caso la factura por la volatilidad.

Inflación anual en tres dígitos (como no se veía desde 1991), un nivel de endeudamiento que resulta insostenible en el tiempo, falta de generación de empleo, economía estancada y acariciando de a poco una nueva recesión, inexistencia de inversiones, complicaciones para competir con nuestros productos en el mundo, una sequía histórica con pérdidas que se estiman en 20.000 millones de dólares y un año electoral que deja cada vez más al desnudo una política que no parece estar a la altura parecen ser los condimentos suficientes para que la administración de Alberto Fernández genera aún más dudas, esta vez más por un plan económico propuesto por Sergio Massa que parece estar fracasando mucho antes de lo esperado que por lo que pase del otro lado del planeta. Cada vez somos más observadores de lo que ocurre en el mundo: ojalá algún día volvamos a ser parte.

Seguir leyendo:

La Reserva Federal de EEUU, el Banco Central Europeo y otros países anunciaron una acción coordinada para tranquilizar a los mercados

UBS acordó la compra de Credit Suisse por USD 3.230 millones

Cómo afectan a la Argentina el colapso de Silicon Valley Bank y los temores bancarios en todo el mundo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!